El turista responsable

El turista responsable

Si eres un turista responsable seremos un destino sostenible.

Lo decimos mucho porque sabemos que nuestros visitantes son una pieza clave para que Gijón/Xixón sea realmente un destino sostenible y para demostrar que la experiencia en nuestro destino puede ser además de sostenible, enriquecedora, os facilitamos algunos consejos que mejorarán la experiencia y contribuirán a que Gijón/Xixón sea un destino sostenible: 

  • Reúne toda la información posible sobre el destino, sus costumbres, normas y tradiciones. Nuestros informadores e informadoras turísticos prestarán todo el apoyo posible para descubrir Gijón/Xixón durante el viaje. 
  • Descubre nuestra cultura y tradición: conoce las tradiciones y las prácticas sociales y culturales, y si es posible, participa en ellas para vivir una experiencia 100% asturiana. 
  • Ayuda a conservar el entorno natural: protege la flora y fauna silvestres y su hábitat, y evita comprar productos elaborados a partir de plantas o animales en peligro. Nuestro litoral, nuestra zona rural... Gijón/Xixón tiene una belleza natural para disfrutar y respetar. 
  • Respeta los recursos culturales: las actividades turísticas deben practicarse con respeto por el patrimonio artístico, arqueológico y cultural. Desde el Gijón Romano hasta LABoral Centro de Arte y Creación Industrial, pasando por el Muséu del Pueblu d'Asturies, el Museo del Ferrocarril o el Museo Nicanor Piñole: en nuestros museos y centros de interés turístico aprenderás mucho sobre nuestra identidad.  
  • Recuerda que tu viaje va a contribuir al desarrollo económico y social de nuestro destino. En Gijón/Xixón podrás descubrir artesanía, gastronomía y productos locales elaborados con la máxima calidad y mucho mimo. 

Además, para que tu viaje sea lo más seguro posible recuerda:

  • Antes de salir, consulta la situación sanitaria del destino. Aquí encontrarás información útil.
  • Infórmate de la legislación vigente, sobre todo si llegas desde fuera de España.
  • Respeta los derechos humanos: cualquier forma de explotación vulnera los objetivos fundamentales del turismo.